05 de março de 2018

¡Increíble! El árbol del que nacen 40 tipos de frutas

La imaginación del escultor Sam Van Aken, profesor de la Universidad de Siracusa, en Estados Unidos, ha transformado una antigua técnica de injerto en una creación de árboles que pueden dar más de 40 tipos de frutas de hueso.
No se trata de ciencia ficción. El árbol híbrido ya ha sido plantado en diferentes zonas de ese país como parte del proyecto Tree of 40 Fruit. Los injertos utilizados ofrecen diversos tipos de frutas, que incluyen melocotones, albaricoques, almendras y nectarinas, entre otras.
El “árbol de las 40 frutas” es producto del injerto, que consigue unir en un mismo árbol ramas de diferentes tipos de frutales. Durante la primavera, brotan del árbol frutas de colores púrpura y rosa. Cuando llega el verano, los frutos son de todo tipo.

El proceso del injerto requiere altas dosis de paciencia y se efectúa de la siguiente manera: se corta una parte de la rama con un brote de alguna de las especies que se quieran reproducir. A continuación, la rama se inserta en una hendidura del llamado “árbol de trabajo”.
En este punto, hay que envolverla con cinta adhesiva para que consiga cicatrizar, comience a dar brotes y logren crecer en su nueva rama.

Expandir la diversidad

En una entrevista con la cadena National Geographic, el artista afirmó que la idea del proyecto era sembrar los árboles en lugares donde las personas puedan encontrárselos. De hecho, ya ha sembrado decenas de árboles en diferentes lugares públicos de Estados Unidos. El profesor alega que este tipo de técnica es una forma de expandir la diversidad.
Aunque el proyecto genera árboles innovadores, la naturaleza se ha encargado de producir su propio arte a través de los singulares árboles coloridos que pueden ser apreciados en innumerables partes del mundo.
Decenas de estas especies pueden dejar sin aliento a cualquiera que las disfrute, como es el caso de las Glicinas en China, el Sangre de Dragón en las Islas Canarias españolas, o el Araguaney de Venezuela.
El profesor afirma que aprendió sobre los injertos cuando era un niño y observaba a su abuelo hacer lo mismo con otro tipo de frutas. Desde entonces, la meta de Van Aken ha sido tener un árbol que florezca con diferentes colores.
Con la agricultura de colores como marco, el ahora profesor fue involucrándose en este medio para crear un nuevo arte. Sus árboles pueden ser vistos en jardines comunitarios, colecciones privadas o museos.

Incrementar su belleza

Según el académico, la naturaleza puede ser manipulada para incrementar su belleza. Pero la iniciativa tiene un elemento en contra; para saber si un injerto ha sido exitoso, hay ocasiones en las que se debe esperar durante años.
Con el transcurso del tiempo, hay que tener especial cuidado con la poda y las zonas en las que se han colocado los injertos. Además, el árbol debe ser trabajado según el ciclo de crecimiento de cada fruta.
Al llegar la primavera, el árbol logra mejorar su belleza mediante las flores, que proyectan un espectro de colores vibrantes. Van Aken destaca que cada año que pasa es una sorpresa descubrir los nuevos cambios que evidencian los árboles.
Hay que mencionar que el artista “diseña” sus árboles; es decir, selecciona especies que florezcan y consigan producir frutos en diferentes momentos del año. La idea es aprovechar toda su belleza y potencial.
El próximo paso es colocar huertos urbanos con este tipo de árboles en todo el planeta.

Publicado em 05 de março de 2018, 10:12 MANHÃ por oliviafdez84 oliviafdez84 | 0 comentários | Deixar um comentário

01 de março de 2018

La insólita estrategia del cangrejo decorador para evadir a sus depredadores

La capacidad que tienen los animales para burlar el acecho de sus rivales es prácticamente infinita. Miles de especies han encontrado la forma de sobrevivir y escapar de las garras de sus verdugos.
Aunque no siempre es así, la propia naturaleza se ha encargado de ofrecerles armas para luchar y mantenerse con vida el tiempo suficiente para que puedan reproducirse.
Este es el caso del cangrejo decorador, conocido científicamente como camposcia retusa, que es un simpático crustáceo que tiene una particularidad sobre el resto de sus compañeros: consigue “adornar” su anatomía con trozos de algas, esponjas marinas y con cualquier otro objeto que pueda encontrar en su camino.
No se trata de presumir con los colores y las formas ante los demás. Los científicos han analizado el comportamiento del animal y llegaron a la conclusión de que se trata de una especie de camuflaje para pasar desapercibido ante sus depredadores.
Sin embargo, un equipo de trabajo de la Universidad de Delaware, en Estados Unidos, ha averiguado que el “disfraz” no obedece solamente a una estrategia de defensa visual, sino que también guarda relación con un principio químico.
Los especialistas determinaron que el cangrejo decorador también sabe aprovechar el aroma que despiden las algas y las esponjas para confundir aún más a aquellos que lo buscan como alimento.

Camuflaje para patas y pinzas

Un punto que llamó la atención de los investigadores es que cada cangrejo tiene su propia estrategia para los camuflajes. Es decir, hay un grupo que solo utiliza los elementos “decorativos” para sus patas y pinzas. Otros van más allá y colocan el camuflaje en sus partes más vulnerables. El resto de los cangrejos llega a cubrir por completo toda su anatomía.
La investigación, que ha sido publicada en la revista científica Behavioral Ecology, contó con una serie de experimentos. Cada animal fue colocado en un recipiente diferente, en los que había pompones empapados para que se hundieran.
A la mitad de los cangrejos se les dio un refugio para determinar si el hecho de contar con un lugar donde esconderse podría afectar la rapidez del proceso de “decoración”. Mientras tanto, los expertos fotografiaron a los cangrejos cada hora durante un total de 12.
Al analizar las fotos, se comprobó qué partes del cuerpo habían decorado y en qué orden. El resultado obtenido por los investigadores determinó que la mayoría de los cangrejos decoraron sus caparazones por completo en menos de 6 horas. La primera parte que recibió el camuflaje fueron las extremidades.

Protección y resguardo

Según los especialistas, lo realizado por los cangrejos demuestra que el objetivo del camuflaje es protegerse. Existen otras especies de cangrejos que decoran primero su cuerpo, luego van por los órganos vitales y, finalmente, pasan a las extremidades. En este caso fue al contrario.
Un aspecto que también se aclaró es que aquellos que tenían un refugio disponible no adornaron completamente su caparazón, sino solo las partes que sobresalían. Los ejemplares que no contaron con ningún tipo de refugio decoraron su cuerpo por completo.
Actualmente, se conocen unas 700 especies distintas de cangrejos decoradores en todo el mundo, que suelen convivir en charcas de marea y entre las algas. Debido a su carne, los ejemplares son muy buscados por sus depredadores, por lo que el 75% de las especies se han visto obligadas a desarrollar este tipo de estrategias de camuflaje.
Colocar este tipo de “accesorios” no resulta tan difícil porque tienen el cuerpo recubierto por una suerte de ganchos que actúan como sujetadores.

Publicado em 01 de março de 2018, 12:48 TARDE por oliviafdez84 oliviafdez84 | 0 comentários | Deixar um comentário

Arquivos